Una encuesta realizada años atrás, en relación a la preparación bíblica y teológica de los pastores en nuestro país, arrojó un dato sorprendente y preocupante: el 80% de los pastores y líderes eclesiásticos de la iglesia evangélica en nuestro país, carecían  de la mínima preparación en el campo de la Biblia y la Teología. Solo un 20% poseía los estudios requeridos que les facultaba para desenvolverse con propiedad en sus ministerios. Esa alarmante cifra, llevó a las autoridades de la Federación Alianza Evangélica Costarricense a buscar la forma en la cual brindar una preparación ministerial a los pastores y procurar bajar esa cifra del 80%.

Fue así como hace 17 años, nació lo que hoy en día se conoce con el nombre de Plan de Capacitación por Extensión, experiencia que inició con cuatro sedes ubicadas en Alajuela, Heredia, San José y Parrita. Esas cuatro sedes, al día de hoy, se han multiplicado en más de 100 sedes que han acogido este programa de formación bíblica y teológica, que ha llevado capacitación a pastores y líderes a lo largo y ancho del país.

A 17 años de la puesta en marcha del Plan de Capacitación por Extensión, y con la realización de la reciente décima quinta graduación celebrada el pasado 11 de noviembre,  hemos llegado a la suma de  más de 1100 graduados  lo que se convierte en una señal inequívoca de la efectividad y la aceptación que este programa de estudios teológicos, bíblicos y ministeriales, ha tenido en el seno de la comunidad evangélica de nuestro país y, específicamente, en la esfera del liderazgo de la Iglesia.

Lo que comenzó como un gran desafío, hoy arroja una grata realidad: la abismal brecha que existía años atrás entre pastores y líderes que servían en las iglesias con la debida preparación ministerial y los que, aun si tenerla, estaban activos en el ministerio, cada vez se cierra más. Y la obra continuará, porque el plan de capacitación nació con la intención de llegar a esos pastores y líderes en todo el territorio nacional para llevarles una debida preparación  ministerial.

Graduación  tras graduación, el Plan de Capacitación le devuelve a las iglesias y ministerios del país, pastores y líderes mejor preparados para cumplir con eficiencia el ministerio que Dios les ha encomendado realizar. Es así como iglesias en lugares como Liberia, Nicoya, Hojancha, Costa de Pájaros, Cóbano, Paquera, Santa Cruz, San Blas de Carrillo  en el Pacífico Norte;  Playa Dominical, Parrita, Jacó, Quepos en el Pacífico Central;  Guápiles, Siquirres, Puerto Viejo de Sarapiquí, Limón, Talamanca en la zona de Caribe; Puntarenas en el puerto de Pacífico, Pérez Zeledón en la Zona Sur; o en las incontables comunidades del Gran Área Metropolitana, cuentan en la actualidad con ministros mejor preparados y comprometidos en la obra del Señor.

Al cabo de estos 17 años, es justo reconocer el esfuerzo hecho por la Alianza Evangélica,  en no solo idear y poner en marcha el Plan, sino también en su perseverancia al mantenerlo vigente a lo largo de estos años.

Terminamos  esta reflexión agradeciendo  a nuestro buen Dios, en cuyo corazón nació esta iniciativa de formación ministerial para su iglesia en nuestro país.

¡Gracias Señor por esta abundante cosecha!

Frase entre comillas

“El Plan de Capacitación le devuelve a las iglesias y ministerios del país, pastores y líderes mejor preparados para cumplir con eficiencia el ministerio que Dios les ha encomendado realizar”.